Blog

Backups y actualizaciones: tus aliados ante un ciberataque

Publicado en General en mayo 24, 2017 10:11 am

backups y actualizaciones, alidados en ciberataque

El pasado viernes 12 de mayo varias de las grandes compañías españolas, y también algunas extranjeras como el Servicio de Salud británico o la Red ferroviaria alemana, fueron víctimas de un ciberataque. El software malicioso del tipo ransomware WannaCry bloqueó miles de ordenadores a escala mundial, secuestrando todos los archivos que contenían pidiendo un rescate a cambio. En muchas ocasiones, y aunque se haya pagado el rescate, esos archivos nunca llegan a recuperarse. A WannaCry se une en los últimos días EternalRock, un malware más potente y silencioso.

La palabra ransomware es cada vez más frecuente, incluso entre aquellos que están desconectados del mundo informático. Ante la imposibilidad de frenar estos ataques, solo queda la opción de tomar medidas preventivas de forma que, en caso de un nuevo ciberataque, no salgamos perjudicados.

En primer lugar, es recomendable realizar con frecuencia copias de seguridad de todos los archivos. De esta forma, en caso de que nuestros equipos sean víctimas de un ataque informático, bastará con restaurar todos los elementos hasta devolver los dispositivos al estado en el que se encontraban antes de ser atacados. De cualquier forma, no deberíamos descuidar la frecuencia con la que realizamos backups puesto que, además de los ciberataques, pueden darse multitud de circunstancias que provoquen la pérdida de nuestros datos. Recuerda que, además de realizar copias en la nube, es aconsejable hacer copias de seguridad también en dispositivos que no tengan conexión a internet, como USBs o discos duros externos. De forma que tu información no esté solo almacenada en internet.

Mantener los sistemas operativos siempre actualizados es esencial para evitar este tipo de ataques, ya que con cada actualización del sistema se prepara a los dispositivos para no ser vulnerables. En el caso de WannaCry, Windows se vio obligado a lanzar un parche para aquellas versiones obsoletas que ya no contaban con soporte en un intento de ayudar a sus usuarios. Para el software obsoleto la mejor medida es desconectar el protocolo que permite compartir archivos a través de internet. Si el sistema operativo no tiene soporte, será mejor mantenerlo alejado de la red que tener que lamentar las consecuencias de cualquier ataque informático.

Puesto que gran parte de los ciberataques se producen a través del correo electrónico, es aconsejable, además de un antivirus y antispam, no abrir correos que puedan ser sospechosos, ni mucho menos descargar el contenido adjunto. La mayoría del software malicioso viene oculto en un archivo aparentemente inofensivo en formato .exe, .doc o .xls. Así que, si recibes un email de procedencia dudosa, elimínalo de tu buzón de correo antes de que pueda llegar a propagarse entre tu lista de contactos.

Sin ser nada nuevo, la realización de copias de seguridad con asiduidad o la actualización del sistema operativo, así como la prevención con el correo electrónico, son medidas que conviene recordar, puesto que, ante cualquier ciberataque, la prevención es nuestro mejor aliado.